Cosas buenas y cosas mala de vivir en Alaska
Vivir

24 Ventajas y Desventajas de Vivir en Alaska

Las ventajas y desventajas de vivir en Alaska son muchas. Lógico con un estado tan particular como este que no se parece nada a otro de Estados Unidos.

Por el lado de las cosas positivas que tiene mudarse a Alaska encontramos lo hermoso que es, los impuestos bajos que se pagan y la cantidad de trabajos que hay para encontrar.

Mientras que el frío extremo y lo aislados que están algunos de sus pueblos y ciudades pueden hacer que te replantees mudarte a este lugar.

Analicemos los puntos buenos y malos de vivir en Alaska, así al acabar de leer podrás tomar la mejor decisión para tu futuro.

Pros de Vivir en Alaska

Comenzar con lo positivo nos ayuda a entender como es Alaska si es que no conocías mucho de este Estado al noroeste de USA.

1. Los largos días de verano

El 21 de junio es el día con más luz del año para Alaska. Por ejemplo, Anchorage tiene 22 horas de luz solar y nunca llega a estar completamente oscuro.

Durante algunos meses, hay al menos 18 horas de luz solar en Anchorage. Algo que todavía es más extremo si te diriges más al norte. Las temperaturas también son agradables, con un promedio de 15 °C.

2. Actividades al aire libre

Hay montañas y mucho espacio para que puedas perderte sin encontrar personas. Solo en Anchorage encuentras cientos de kilómetros de senderos para explorar.

En especial durante el verano, ya que muchas ciudades se encuentran en la costa, así que podemos aprovechar las actividades acuáticas y el buen clima para estar al aire libre.

Pero aunque en invierno hace mucho frío, se puede utilizar para hacer esquí, snowboard y hasta trineo con perros.

3. Sigue siendo mayoritariamente salvaje

Además de experimentar las grandes bellezas naturales que consigues cuando estás al aire libre, también puedes ver mucha fauna salvaje.

La vida salvaje en Alaska

Incluso en las ciudades grandes como Anchorage, puedes ver vagando por las calles alces. También osos, por eso algunos senderos son cerrados de vez en cuando.

Otro tipo de criaturas que encuentras son las marinas, así como salmones por todo el estado. Para alguien que le gusta cazar y pescar, este puede ser el paraíso.

4. Te pueden pagar por vivir en Alaska

Todos los residentes de este estado obtiene lo que se llama pagos PFD del gobierno. El año pasado cada persona obtuvo $1.111. Por lo que una familia tipo con dos niños consiguió $4.444 en ayudas.

Para poder calificar para obtener este dinero debes vivir durante un año completo por al menos un año de calendario.

Un pago que proviene de un fondo permanente que es financiado por las industrias del petróleo y el gas.

5. Hay muchos trabajos

La industria del gas y el petróleo es enorme en Alaska, por lo que es un sector que provee de mucho empleo.

También hay muchos puestos relacionados con la pesca comercial y con la construcción.

En las áreas de salud, militar, gubernamentales y computación, también encuentras trabajos si es que te dedicas a algo de eso.

Incluso el sector del turismo está creciendo rápidamente, en especial durante el verano, que es la época con más llega de turistas de todas partes.

6. Salarios altos

Una gran ventaja de vivir en Alaska es que los salarios son altos. El promedio de los salarios es en este estado es $2,50 más alto que el del resto del país, haciendo que Alaska sea el octavo estado con los salarios más altos de EE. UU.

7. Los pueblos pequeños

La atmosfera de los pueblos pequeños tiene su encanto para algunas personas. Que prefieren escapar de las grandes ciudades y vivir en un lugar donde exista un mayor grado de comunidad.

Anchorage es su ciudad más grande y solo tiene 300.000 habitantes. Seguida de Juneau y Fairbanks que tienen cerca de 30.0000.

En estas ciudades y pueblos encontramos que la gente es mayoritariamente amigable y que todo el mundo se conoce y te conoce.

Incluso podemos conseguir una vida semi rural, ya que en algunos sitios las casas están alejas las unas de las otras y obtenemos esa privacidad que tanto nos gusta.

8. Es amigable para los negocios

Como es un estado grande y difícil para vivir, se requiere que más personas se muden a Alaska. Por eso es que se incentiva la creación de los negocios, haciendo que sean lo más fáciles posible.

Podemos llenar los formularios de licencia y creación de una empresa de manera online, incluso antes de mudarnos. Claro que cada pueblo tiene sus propias reglas adicionales, pero el proceso no es muy complicado.

Por eso es que podemos tener funcionando nuestro propio negocio en este estado en cuestión de 1 o 2 semanas.

9. Impuestos bajos

En Alaska no existe el impuesto a la renta ni a la venta. Existe el impuesto a la propiedad, 1,17%, y al consumo, que solo tiene un máximo de 7,50%, aunque cada pueblo se encarga de establecer el suyo y se encuentra en promedio en 1,76%.

Por eso Alaska tiene la menor presión impositiva de los 50 estados que conforman Estados Unidos.

De esta manera, los alaskeños pagan solo el 5% de su salario en impuestos en total, lo que es casi 1% menos que el siguiente estado en la lista. A diferencia del primero, Nueva York, que trepa hasta el 12,75%.

10. Aurora boreales

Las luces nórdicas o auroras boreales son un fenómeno natural que produce largas ondas de colores en el cielo.

Auroras boreales en Alaska

Alaska es uno de los mejores lugares del mundo para verlas. Que si bien las puedes disfrutar todo el año, se hacen más difíciles de encontrar en los meses de verano.

Los meses donde más se ven las auroras boreales es entre agosto y abril.

11. Comida del mar fresca

Para los amantes de la comida extraída del mar, Alaska es perfecto. Este estado tiene acceso las mejores comidas salvajes, naturales y sustentables del mar.

La pesca es una gran industria de Alaska, por lo que extraer con tus propias manos o comprársela a un productor local es algo muy sencillo y saludable.

12. Personas amigables

Hay un sentido de comunidad debido a que las personas en Alaska deben enfrentar juntas duros inviernos y viven aisladas mucho tiempo, por lo que se forman ciertos vínculos de amistad que hace atractivo al vivir aquí.

Siempre que tengas buena actitud y también te muestres amigables con otras personas, vas a recibir el mismo trato por parte de sus habitantes.

Contras de Vivir en Alaska

Mientras íbamos repasando punto por punto de los aspectos positivos de vivir en Alaska, te ha ido dando cuenta de algunas cosas negativas también. Veámoslas en detalle.

1. Inviernos largos

Mientras que los veranos son largos, también lo son los inviernos. Por eso en los pueblos más al norte, puede que no tengas luz solar por un par de meses.

En Anchorage hay días en donde solo tienes un par de horas de luz.

La oscuridad, junto con el frío, son grave problema para los residentes de Alaska, que son más propensos a la depresión y otros problemas de salud.

2. El extremo frío

El máximo registro de temperaturas bajas en Estados Unidos lo tiene Alaska con -62,2 °C en 1971. Incluso hay áreas más al norte que mantienen temperaturas debajo del punto de congelación todo el año.

En Fairbanks la temperatura promedio de enero es de -17,77 °C. Y no es raro tener hasta 3 meses donde la temperatura se mantiene en estos valores.

Anchorage no es tan frío, pero de todas formas es bastante frío para alguien acostumbrado a los veranos calurosos y los inviernos templados.

3. Alto costo de vida

Así como los salarios son buenos y también hay oportunidades de empleo, también hay que mencionar que el costo de vida es muy alto. El más alto de todos los estados del país.

El estado tiene una población baja 732.673, pero aun así es difícil cubrir todas las necesidades de sus habitantes. Lo que genera que los precios aumenten.

Tampoco ayuda que trasladar bienes por este país tan remoto e inhóspito eleve los precios de logística.

Incluso si bien Alaska es conocida por su industria petrolera, no tiene refinerías, así que el combustible debe ser importado y es más caro.

4. Nos transformamos en negocios

Si trabajos como freelance, tienes que registrarte como una empresa. Cuyos impuestos son más altos que los que tiene una familia.

Con todo esto, los costos pueden llegar a ser más altos que en otros estados o que las personas que trabajan para otros.

5. Tasa de criminalidad

Esta estadística hay que tomarla con pinzas, porque la poca población puede generar algunos errores estadísticos, pero igual es preciso conocerlos.

La tasa de crímenes violentos en Alaska es de 8,4 por cada 1.000 habitantes. El doble del país, que es de 4.0.

Las violaciones contabilizan el 18% de los crímenes violentos, siendo que Alaska ocupa el séptimo lugar en número de casos de violaciones.

También este estado tiene una tasa ligeramente superior al promedio nacional en asesinatos.

6. Los viajes pueden ser complicados

No hay un sistema de carreteras que conecte todas las áreas del estado. Que sumado a los inviernos crudos puede hacer difícil viajar.

Hay muchos pueblos que solo pueden ser accedidos por barco o avión. Por lo que los aviones privados son una parte importante de Alaska si es que quieres moverte por él.

7. Es peligroso

Alaska es el segundo estado con más accidentes fatales de EE. UU. después de Misisipi.

Muchas personas mueren por estar expuestos a los fríos extremos, pero también por el monóxido de carbono de un calentador que falla o las chimeneas.

8. Terremotos y volcanes

La belleza de Alaska ya la hemos discutido, y es que este vasto territorio casi virgen presenta grandes paisajes. Sin embargo, esto también lo hace peligroso.

Volcanes en Alaska

Hay muchos volcanes y terremotos, que suelen ser bastante suaves, pero con el potencial de volverse muy destructivos.

También hay tsunamis debido a los terremotos, los cuales pueden causar problemas en sus costas.

Después están los ataques de animales, como los osos y los alces, que son criaturas muy grandes y que pueden causar mucho daño o la muerte incluso.

9. Pocos bienes y servicios

Cada vez se instalan más cadenas de supermercados y restaurantes en Alaska, pero aun así hay una falta de bienes y servicios si lo comparamos con el resto del país.

Esto se debe a lo remoto que son algunas de sus zonas, lo que hace muy difícil transportar cosas hacia allí.

Muchos bienes deben ser llevados desde otros estados u otros países, lo que aumenta su precio y disminuye el de stock.

10. Falta de transporte público

Un 75% de Alaska no puede ser accedido por caminos. Y solo tiene 12 carreteras numeradas, que no están abiertas todo el año.

El clima también pone en problemas los aeropuertos y las líneas de trenes, por lo que a veces ir de una ciudad a otra puede ser un desafío.

También hay un problema con la falta de conductores de autobuses, lo que hace que el transporte público sea poco e irregular.

11. Poco para hacer si no te gusta la naturaleza

Alaska es perfecto para las personas que les gusta estar afuera todo el tiempo y la naturaleza, pero para el resto es su peor pesadilla.

No hay mucho para hacer si lo que quieres estar dentro y relajarte un poco. Hay pocos conciertos, juegos deportivos, exhibiciones de arte o compras. Y la gran mayoría se concentran en su ciudad más grande, Anchorage.

12. Aislamiento

Ir de un lado a otro en Alaska toma mucho tiempo, impidiendo que podamos visitar amigo y familiares, principalmente en los meses de invierno.

Juneau, que es la capital de Alaska, no puede ser accedida por caminos. Tienes que llegar a ella por avión o barco.

Si el clima no acompaña, Juneau queda aislada del resto del mundo por un tiempo. Algo habitual para muchas ciudades y pueblos de Alaska.

¿Cuánto Cuesta Vivir en Alaska?

El costo de vivir en Alaska es de $54.331 dólares por año por persona en promedio. Costo que nace de analizar los distintos gatos que se nos presenta a la hora de vivir en este estado.

Casa en Alaska

Por empezar, los gastos de vivienda y utilidades se ubica en unos $8.696 al año. Mientras que los fondos destinados a la salud son de $11.473.

Los habitantes de Alaska destina en promedio $4.120 en comida y bebidas. Mientras que para gas y electricidad unos $880.

Por último, entran todos los gastos que no se contemplan en los más básicos, que se estiman en unos $29.162 dólares al año en promedio.

¿Cuánto cuesta una vivienda en Alaska?

Si vamos a alquilar, los costos en Alaska van desde $724 un estudio hasta $2.091 una casa de 5 habitaciones.

Mientras que si buscamos comprar, dependiendo de la ciudad los precios varían.

  • Anchorage: $348.143
  • Fairbanks: $271.670
  • Juneau: $454.553
  • Ketchikan: $380.400

¿Qué Cosas Hacer en Alaska?

Alaska es la tierra de los superlativos: el parque nacional más grande, el pico más alto, la costa más larga, el estado más grande, el día y la noche más largos.

La lista continúa, y con todas estas características incomparables, sería difícil cubrir incluso una fracción de este lugar en un período típico de vacaciones de una o dos semanas.

El estado 49 ofrece tantas cosas para hacer y ver, que podrías vacacionar aquí por el resto de tu vida y nunca tener la misma experiencia dos veces.

Desde vehículos todoterreno hasta tirolinas y todo lo demás, Alaska tiene algo para todas las personas.

Podemos experimentar la diversa vida silvestre de Alaska, desde la observación de osos hasta la observación de aves.

Explorar los vastos paisajes en caminatas guiadas y autoguiadas, campamentos en la naturaleza, caminatas por glaciares, esquí y viajes en bicicleta.

Ver la costa, los ríos y los lagos de Alaska en embarcaciones de todas las formas y tamaños, desde tablas de paddle surf hasta lanchas motoras y cruceros privados.

Aterrizar en un sitio para pescar salmón o halibut y luego probar los mariscos, productos y cervezas locales de Alaska en un recorrido culinario.

Aprender sobre la cultura nativa de Alaska y maravillarnos con las brillantes auroras boreales.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *