Profesiones

8 Ventajas y Desventajas de ser Diseñador Gráfico

Todas las carreras tienen sus ventajas y desventajas, y en el caso del diseñador gráfico no es diferente. Sin importar la decisión que tomes para tu futuro, conocer los pros y los contras es algo que debes hacer antes de saltar de lleno a esto.

Si eres de esas personas que tienen una mente creativa y le gusta pensar en estrategias, entonces trabajar como un diseñador puede ser algo muy satisfactorio. Ya que aquí vas a utilizarlo todo el tiempo.

Sin embargo, no todo es color de rosa, y como ocurre con otros trabajos, también puedes encontrar aspectos negativos. Por eso conocer cuáles son los aspectos buenos y malos antes de embarcarte puede ser algo muy importante. No está bueno aprenderlos una vez que ya no hay vuelta atrás.

Si trabajar en proyectos creativos, colaborar con otras personas que te inspiran y captar la atención del consumidor es algo que te gusta, entonces probablemente ser un diseñador gráfico es para ti.

Hemos hablado con varios expertos que nos han ayudado a crear este artículo con las ventajas y desventajas más importante de esta profesión, así puedes tener una idea de lo que te espera siendo uno.

Pros y contras de ser diseñador gráfico

#1 Usas tu parte creativa y analítica

Lo interesante de ser un diseñador gráfico es que utilizaras dos partes de tu cerebro completamente opuestas. Siempre se ha creído que un hemisferio es responsable de tu parte creativa y otro se encarga del pensamiento analítico.

Como diseñador gráfico vas a necesitar de ambos. No solo tendrás que ser muy creativo, sino también analítico para saber como usar las herramientas en tu día a día.

En el caso de que decidas hacer tu trabajo de forma freelance, aquí necesitas pensar en tu negocio también. Como conseguir clientes, cuanto cóbrales y como organizar todo para que tu vida sea lo más sencilla posible y obtengas las mayores ganancias.

#2 Freelance o en una compañía

Lo bueno de esta profesión es el hecho de que puedes darte el lujo de elegir donde y cuando trabajar. Si no te gusta estar encerrado todo el día en una oficina, quizás puedas optar por hacerlo como freelance. Esto te ofrece muchas libertades a la hora de elegir donde vivir y cuando trabajar.

Podemos organizar nuestro día y manejar los clientes a nuestro antojo. No es algo sencillo, pero ofrece muchos beneficios si estamos dispuestos a hacerlo.

Si queremos dejar de lado todo lo que tiene que ver con la gestión de un negocio, siempre podemos optar por trabajar en una empresa. Aquí tendremos que cumplir horarios y viajar todos los días a la oficina. A menos que consigamos un trabajo en una compañía que nos dé más libertades.

Existe la posibilidad de combinar ambos mundos. En especial, dentro de esta profesión, hay una mentalidad muy abierta a dar libertades. Por eso quizás puedes arreglar ir algunos días a la oficina y otros trabajar desde un café.

#3 Las personas aprecian tu trabajo

El resultado de tu trabajo es algo visual, y las personas pueden contemplarlo rápidamente. Como tu función es crear estímulos visuales, no es difícil obtener un feedback positivo o negativo.

Pros de ser diseñado gráfico

Si hacemos un logo para una página web o un diseño para una cartelera, las posibilidades de que las personas vean tu trabajo son enormes. Esto te abrirá las puertas a nuevos trabajos, pero también obtendrás reconocimiento que siempre nos hace sentir muy bien.

#4 Es una profesión muy demandada

En muchas industrias se necesita un diseñador. Por eso es una profesión que muchas personas persiguen como complemento de otra.

Todos los negocios necesitan de un trabajo de diseño para desarrollar otras áreas. Desde el logo de las compañías hasta los folletos publicitarios o la página web necesitan de un diseñador.

Por eso no es mala idea complementar tus habilidades en otra área con las habilidades de diseñar. Puede llegar a ser una buena idea para progresar en tu carrera.

Contras de ser Diseñador Gráfico

#1 El diseño es subjetivo

Todo el mundo tiene una opinión de sí algo se ve bien o no. La belleza es algo subjetivo, así que si hacemos algo que nos parece hermoso para la vista puede que a otras personas (en especial el cliente) no.

El problema de esto es que tendremos que contentar al cliente, lo que nos llevará a veces a diseñar logos o gráficos que no hubiéramos elegido, pero que al cliente le gusta. Esto puede significar hacer muchos cambios al diseño original.

#2 Las ediciones pueden salirse de control si no ponemos límites

Cuando le mostramos nuestro trabajo al cliente siempre vamos a obtener un feedback. El problema comienza cuando parece no tener fin los cambios que hay que realizar. Aquí debemos poner una serie de límites al comienzo del proyecto, si no la edición podría tomar mucho tiempo.

Es una buena práctica decirle al cliente cuantas veces harás cambios cuando te lo pida. Esto lo podemos hacer cuando presentamos el presupuesto.

#3 A todo el mundo le parece fácil la profesión

Encontrarás a muchos clientes, y personas en general, que creen que diseñar gráficamente es algo sencillo. Las típicas preguntas de «¿puedes hacerme un logo rápido?», o la estimación de cuanto puede tomarte hacer algo, están a la orden del día.

Contras de ser diseñador gráfico

Algunos amigos pueden aprovecharse y pedirte que les hagas un póster gratis, o las empresas querrán pagar menos por tu trabajo porque no reconocen las habilidades que se necesitan para realizar esta profesión.

Debes estar constantemente recordándole a las personas acerca de cuanto tiempo lleva el trabajo y que tan complicado puede resultar, lo cual ayuda a eliminar las conjeturas del cliente. También es buena idea hablar de los costos en lo que incurrirás.

#4 Es un sector con mucha competencia

Aun cuando un diseñador gráfico no haya desarrollado todas las habilidades para trabajar en este sector, veremos que el mercado está inundado de freelances y agencias que ofrece sus servicios. Lo que muestra lo competitivo que es este sector.

Tendrás que crear un gran portafolio de proyectos para enseñar, los cuales te valdrán para poder conseguir trabajo. Tienes que encontrar la manera de destacar entre tanta oferta.

No tienen por qué ser trabajos pagos, sino que puedes incluir algunos proyectos de los cuales te sientes orgullosos y en los que has estado trabajando durante tu etapa de aprendizaje. Siempre podrás quitarlos después, cuando tengas otros más imponentes que enseñar.

Incluso, puedes hacer trabajos gratis para distintas entidades en función de obtener experiencia y construir tu portafolio.

Conclusión

Ahora que conoces los pros y los contras de ser diseñado gráfico, tendrás una visión más real de lo que ocurre en este sector. Existen otros aspectos a considerar si realmente quieres entrar en este mundo, pero al menos estos han servido como idea general.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *