Ventajas y desventaja de ser optimista
Personalidad

5 Ventajas y Desventajas de ser Optimista

La ciudad de Higuera de la Serna, España, un día quebró. Sus vecinos, en lugar de quejarse, decidieron ponerse a trabajar y realizar las tareas que eran responsabilidad del municipio que ahora no podía ocuparse.

En los ratos libres, las personas se ofrecían a trabajar, desde limpieza a albañilería.

El resultado es que el optimismo permitió que esta ciudad saliera a delante en su momento más complicado, sin importar la circunstancia.

La neurocientífica Tali Sharot, de la universidad de Londres, afirma que, del mismo modo que experimentamos ilusiones ópticas, a veces creemos ver algo que es muy diferente de nuestra realidad, porque sucumbimos a otro tipo de ilusiones.

Algunos ejemplos de las ilusiones que sufrimos son:

  • La ilusión de superioridad: que nos hace pensar que somos mejores que el promedio de las personas. Esto ocurre particularmente en la universidad, donde el 97% de las personas piensan que son superiores. Algo que es imposible, por tanto es una ilusión.
  • La ilusión de que nuestros motivos están basados en algo: esto ocurre cuando hacemos algo pensamos que lo hacemos por alguna razón, cuando en realidad no hay ningún motivo detrás. Simplemente creamos un motivo para explicar lo que hicimos o porque lo hicimos.
  • La ilusión de sobreestimar de vivir experiencias positivas y subestimar las experiencias negativas: aquí sobreestimamos nuestra longevidad o nuestro éxito profesional y subestimamos la posibilidad de que nuestra relación se termine.

Pros de ser Optimista

Este optimismo tiene muchas ventajas y desventajas. Comencemos con las primeras.

#1 Salud

Ser optimista favorece nuestra salud. Hay dos razones principales de tras de esto. Si esperamos que el futuro sea mejor, entonces tendremos menos ansiedad y menos estrés.

Por ejemplo, las personas que hacen cosas que a la larga le producen beneficios a su salud. Son los tipos de personas que siguen los consejos del doctor y toman los recaudos necesarios para experimentar una vida plena. Son los que se comprometen a los tratamientos.

#2 Alcanzar objetivos

El optimismo puede llevarnos a alcanzar mayores objetivos, tanto académicamente como profesionalmente. Esto se debe a que pensamos que todo va a salir bien luego de que haya ocurrido algo malo.

Los estudios acerca del optimismo han mostrado que, las personas que comparten este rasgo, son más perseverantes y terminan ganando más dinero.

Optimista alcanza objetivos

Así, el optimismo es especialmente positivo cuando va acompañado de un autocontrol y esfuerzo. Cuando es sutil y no se exagera, y cuando lo ponemos en juego en situaciones en las que tenemos margen de maniobra.

Contras de ser Optimista

Pero también el optimismo tiene sus puntos negativos, y no podemos dejarlos de lado. Aquí te contamos sobre ellos.

#1 No tomamos las necesarias precauciones

Si pensamos que todo va a esta bien, no vamos a tomar los recaudos necesarios. No nos haremos controles médicos tan seguidos como es necesario, no usamos el casco o el cinturón de seguridad o no miramos al cruzar la calle porque pensamos que nada malo nos ocurrirá.

En cierta forma, las personas muy optimistas a veces presenta cierto sentido de invulnerabilidades que los lleva a hacer cosas que no deberían.

#2 Poco organizados con los tiempos

A veces los optimistas creen que van a terminar sus actividades antes de tiempo. Esto es cierto tanto para la escuela como para el trabajo.

Algo que sucede debido a que subestiman el tiempo y el esfuerzo que les requería para completarlas.

#3 Nos impide pasar a la acción

Ya sea porque puede llevar a la inhibición de medidas preventivas, o porque suele estar sujeta a la fe en el azar más que a la fe en uno mismo.

¿Eres optimista o pesimista?

Se han realizado muchos estudios sobre el optimismo y el pesimismo. En un estudio, los estudiantes hicieron un examen y los optimistas que no aprobaron no se sintieron decepcionados, porque pensaron que la próxima vez lo harían mejor.

Los pesimistas se sentían peor, porque pensaban que su puntuación demostraba que no podían aprobar el examen.

Por otro lado, los estudiantes optimistas que sí aprobaron el examen pensaron que habían hecho un gran trabajo. También predijeron que lo harían bien en el siguiente examen.

Mientras tanto, los pesimistas que aprobaron el examen pensaron que se había debido simplemente a la suerte.

Por lo tanto, un optimista no se desanima por no conseguir un objetivo. En cambio, se motiva para continuar y hacerlo mejor la próxima vez. La mayor diferencia entre un optimista y un pesimista es que el primero siempre sabe aprovechar algo que a otro le parecería un problema.

Esta conclusión es muy importante, porque demuestra la verdadera ventaja de ser optimista.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *